Empresa

La Empresa de Navegación Madeirense es la compañía marítima más antigua de Portugal, operando desde 1907

La Empresa de Navegación Madeirense, realiza la línea de transporte regular de mercancías entre la Región Autónoma de Madeira y el continente, haciendo escalas en los puertos de Caniçal, Porto Santo, Lisboa y Leixões.

Después de operar con 25 navíos a lo largo de su historia, la flota se modernizó en 2010 con la adquisición del portacontenedores Funchalense 5, la unidad más grande y moderna de siempre. La adquisición de este nuevo portacontenedores por un armador de la isla representa un paso muy positivo en el contexto actual de la marina mercante portuguesa, con cada vez menos navíos y con armadores que se enfrentan a graves dificultades.

El aniversario de los más de 100 años de la Empresa de Navegación Madeirense nos da un enorme orgullo

Un orgullo legítimo que sentimos doblemente: orgullo de ser la MADEIRENSE y orgullo de servir bien a MADEIRA. Este orgullo se traduce en una gran responsabilidad por continuar la obra realizada, tratando de mejorar continuamente.

Desde que en 1907 la MADEIRENSE se hizo a la mar por primera vez, nuestra vocación y empeño ha estado sirviendo a Madeira y al país. Hoy en día somos una empresa de referencia a nivel de la marina de comercio nacional: el armador más antiguo, fruto del empeño y la dedicación de todos aquellos, y han sido muchos, que a lo largo de estos años han hecho posible mantener activa esta empresa, a quien doy todo nuestro agradecimiento y nuestro tributo reconociendo el mérito de su trabajo.

Si el transporte marítimo se considera una actividad estratégica a nivel mundial, ese planteamiento es aún más importante cuando se trata de servir a MADEIRA, una Región Autónoma insular de pequeñas dimensiones, con una gran dependencia de conexiones marítimas eficientes y regulares. Servir a Madeira ha sido nuestra principal motivación desde hace más de 100 años. Un siglo durante el cual hemos vivido situaciones críticas con el abastecimiento de esta región con la que, durante algunos períodos, hemos sido prácticamente la única empresa de transportes capaz de garantizar su conexión con el exterior.

No podemos olvidar en nuestra memoria colectiva los momentos que más nos han marcado, las dos guerras mundiales, el período tras el 25 de abril de 1974 y el 11 de marzo de 1975. Tiempos en los que, debido a las huelgas y la situación crítica de la marina mercante portuguesa, tuvimos que enfrentarnos a muchas las dificultades para evitar interrupciones en las conexiones marítimas que garantizasen nuestras exportaciones y abastecimiento. En la actualidad, somos una región autónoma con buenos niveles de desarrollo, con oportunidades y con un tejido económico dinámico, activo y considerablemente distinto a lo que fue en el pasado. La MADEIRENSE forma parte de este progreso.

Como parte del Grupo Sousa, unos de los pilares más importantes de nuestra capacidad como operadores globales de logística, afrontamos los desafíos de nuestros clientes aumentando nuestra productividad y eficiencia.

Copyright © 2018 Empresa de Navegação Madeirense. Todos os direitos reservados.